(+34) 687885797 / 967435456 reservas@patiodelasflores.es

Logo Patio de las Flores

Desde Riópar en busca del caminito del Rey… un paisaje industrial recuperado a través del turismo.

Poco o  nada sabía yo del Caminito del Rey hasta que alguien me invitó a ir…, después de verlo en un vídeo no tuve dudas.

Tras almorzar un “mollete” de jamón untado con “porra de Antequera” regada con hilo de aceite…

Accedemos por un oscuro y largo túnel  que se abre junto al embalse desde los Ardales, en la cara norte. Nos colocamos el casco y nos identificamos antes de  dar comienzo al mismo recorrido que en su dia hizo el Rey Alfonso XIII un 21 de mayo de 1921, en el acto de inauguración del Pantano del Chorro, el mismo que 32 años después pasaría a llamarse Pantano del Conde de Guadalhorce, cuando Rafael Benjumea recibiera de manos de rey el título  nobiliario  que renombraría la presa.

El paisaje me impresiona…

facebook_1448812559236 (540x960)

Mientras desciendo por la ancha senda analizo con la mirada el paisaje industrial en desuso que hoy descubro en calidad de turista…; escaleras estrechas marcadas barranco abajo, acequias secas, una gigantesca llave de paso aún provista de tubos, el salto de los Gaitanejos en lo más hondo…, en lo más alto una colonia de buitres leonados de vuelo solemne a la que doy caza fotográfica.

Alguien me alerta de la existencia de un sillón, dos bancos y una mesa hechos de piedra…, anfitriones y testigos fueron de la rúbrica Real que certificó la terminación del dique…, me resultan tan originales como raros.

Continúo mi caminito…

Me entretengo decubriendo las retamas, eucaliptos, romeros y falsas pimientas que salpican el tapiz de pinus halepensis anclado en la caliza como coraza de defensa frente a la erosión…

Cruzamos las viejas vías de un ferrocarril y…  ya tenemos los pies puestos sobre las primeras tablas de madera que confeccionan  la pasarela peatonal endosada en la roca para deslizarse sibilina por el Desfiladero de Gaitanejos; su trazo se alza algunos centímetros por encima de la terminada en 1905, aquella que en su dia facilitó el acceso de operarios y vigilantes, e hizo posible el transporte de materiales entre el salto del Chorro y el salto del Gaitanejo, ambos propiedad de la Sociedad Hidroeléctrica del Chorro.

Poco a poco nos vamos adentrando en el interior del cañón que limita Antequera, Ardales y Álora

caminito del rey (576x1024)

El viejo caminito sin barandilla refleja el abandono sufrido en tiempos pasados, tramos arruinados se alternan con derrumbados  y rehabilitados…

caminito del rey (3) (576x1024)

La caminata es pausada y lenta hacia el Valle del Hoyo…; de vez en cuando sacamos la cabeza por encima del cable de acero instalado como medida de protección un poco más arriba de la malla metálica y tomamos instantáneas del rio a vista de pájaro ¡menudo vértigo!

El paso se estrecha demasiado por algunos puntos… oímos un tren…, segundos después se deja ver por entre los túneles excavados en la pared de enfrente.

Continuamos por el Desfiladero de los Gaitanes, la proximidad entre las dos paredes del desfiladero las hacen parecer más verticales…, el vahído se acrecenta a medida que los escabrosos paredones  se arriman; sin quererlo intuyo el peligro intrínseco en épocas pretéritas, y pienso en la cantidad de gente que  debió dejar su vida aquí. Nos detenemos  sobre un trecho donde el suelo del recorrido es de cristal…, la sensación de vacio es indescriptible… sin embargo no siento inseguridad.
Entre fotos y más fotos… miro atrás y diviso un grupo de gente en uno de los tramos del itinerario…, cuanto más los comparo con la magnitud del entorno más insignificante me siento y más arrecia, si cabe, la grandeza de la naturaleza involucrada en este capricho de paisaje cultural.
Seguimos avanzando hasta alcanzar la parte final de nuestra aventura, allí está… el temible puente colgante.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Intuyo la indecisión de las personas que se disponen a pisar  la rejilla de acero que hace las veces de suelo…; leo el cartel que alerta del peligro en caso de ser cruzado por más de diez personas a la vez  y… me aventuro con mis cuatro compañeros…; nos detenemos en mitad del viaducto para sacar algunas fotos y disfrutar de las sensacionales vistas antes de llegar al  final del caminito en el término Álora, a la sombra de una de las zonas de escalada más importantes de Europa.
 IMG-20151127-WA0006

Autora: MariCarmen Jiménez Rodríguez

Dedicado a todas las personas que arriesgan por descubrir, a  las que me acompañaron y a las que me encontré… pero especialmente a Pedro Angel, quien me arrastró hacia esta agradable experiencia.

 

 

.